Aún en nuestros días podemos salir a la aventura, podemos alejarnos un poco de la ciudad y descubrir lugares en nuestro país que aún esconden historias, pero sobre todo, aún descubren deliciosos secretos.

Los paladares más exigentes del mundo han quedado maravillados con las recetas originales de la gastronomía poblana, sus deliciosos platillos y sus más de 300 dulces elaborados en su mayoría en la época colonial son ahora símbolos, no solo del estado de Puebla, sino de México ante el mundo entero, pero aún hay mucho que descubrir.

Al visitar esta hermosa ciudad, una de las escalas obligadas es la famosa “calle de los dulces” que está ubicada en el centro de Puebla, en la calle 6 oriente, entre 5 de Mayo y 4 Norte.

Ahí podrás encontrar la mayor concentración de dulcerías tradicionales de Puebla, y en ese lugar hay un dulce que aún en nuestros días sigue siendo un secreto para propios y extraños, su nombre es: El mollete Poblano.

¡Solo imagínalo! es un delicioso pan hecho con abundante huevo y mantequilla, relleno de crema pastelera y bañado con dulce de pepita de calabaza.

La crema pastelera se hace de manera muy consistente para que no moje el pan y se le agrega coco rallado y jerez o algún otro tipo de licor, ya que debe quedar ligeramente envinada.

Cuando los visitantes descubren el mollete poblano, lo llevan a diferentes partes del país y aún del mundo, debido a que su transportación no implica ningún problema, ya que como cuentan quienes lo hacen, entre más tiempo pasa, se concentran más sus sabores.

El Mollete poblano solo se puede encontrar en Puebla por un corto tiempo y por lo regular lo ponen a la venta a partir del tercer domingo de junio justo para la celebración del día del Padre y se mantiene disponible hasta el 12 de agosto, aunque es posible encontrarlo hasta las celebraciones del 15 de septiembre y hay reportes de que se ha logrado adquirir hasta los primeros días de octubre.

Alguien en algún momento se atrevió a salir a la aventura en su deseo por descubrir cosas nuevas y se encontró con esta delicia y no la escondió, sino que la compartió.

El día de hoy conocemos el mollete Poblano gracias a dichos aventureros, no permitas que te platiquen a que sabe, atrévete a viajar y a descubrir este gran secreto por ti mismo, empieza a programar tu aventura hoy, y quien sabe, podrías descubrir algo que nadie conoce.

Fuente:

No tags for this post.
Shares
Shares
Share This